Valla de hormigón Stone

Ref:
Medidas: N/D
Precio

Sistema modular de vallado de hormigón con textura en ambos lados imitación piedra natural.

El sistema combinan el ambiente cálido de la piedra natural con la durabilidad y economía de los paneles, postes y remates de hormigón armado. Se fabrica con formigón coloreado cumpliendo así con los requisitos de una pared atractiva y sin mantenimiento.

El sistema consiste en postes, paneles y raíles de hormigón armado. Cada componente fabricado con hormigón se moldea con precisión para lograr la mayor definición de la textura en ambos lados, dando la apariencia de madera artesana, piedra natural o cualquiera de nuestros acabados.

Los paneles tienen un machihembrado que hace que las juntas entre paneles sean imperceptibles.

No es necesario pintar, aunque es una opción para matizar o acentuar el acabado madera que se quiera. Fácil montaje, montaje manual sin necesidad de grúas.

 

 

Debido a su resistencia y durabilidad, el sistema es apropiado para la construcción de:

  • Vallas perimetrales.
  • Líneas divisorias de propiedad.
  • Vallas de seguridad y privacidad.
  • Barreras antirruido en autopistas y carreteras.
  • Paredes decorativas.
  • Privacidad en patios y piscinas.
  • Jardineras.

 

VENTAJAS:

  • Apariencia cálida y estética.
  • No necesita mantenimiento.
  • Junta inapreciable entre paneles.
  • Color permanente.
  • Apropiado para cualquier clima.
  • Igual textura en ambos lados.
  • Incluye remate superior.
  • Instalación rápida y limpia.
  • Durabilidad y resistencia.

 

INSTALACIÓN:

 

Debido a las características del sistema, el montaje es sencillo y se realiza manualmente prescindiendo del uso de grúas y equipos de montaje. Los postes en forma de «I» pueden empotrarse en cálices de 20 x 20 cm y 30 cm de profundidad previstos en la cimentación. Las dimensiones y características de la cimentación varían en función de las condiciones del suelo, acción del viento y altura de la valla.

El proceso de montaje consiste en colocar los paneles de 30 x 150 cm entre lo postes que tienen forma de I, con las ranuras laterales necesarias para encastrar los paneles. Primero se colocan los postes, separados entre sí 150 cm (Los paneles son de 1,5 m. para poder manipularlas bien entre 2 personas y facilitar la instalación). Posteriormente se coloca el panel inferior nivelándolo con cuidado para garantizar el perfecto acabado del montaje y luego se colocan los paneles siguientes que se superponen unos con otros. Por último, se coloca un remate para darle un aspecto de acabado. Así se puede conseguir una valla de hasta 2,45 metros como máximo.